Existen muchas definiciones sobre lo que son las reglas o normas que deben permanecer al interior de una de familia, en general se entienden como las normas que describen lo que se puede hacer en el hogar y por fuera de ella.

Algunas normas se relacionan con la rutina de todos los días, como por ejemplo levantarse temprano, bañarse, lavarse los dientes y hacer tareas, pero otras normas tienen que ver con nuestro comportamiento y nuestra educación o modales, como saludar, decir por favor y gracias. Partiendo de esto, hace un tiempo en mi familia decidimos revisar las reglas y normas que estábamos viviendo en nuestra propia casa y en el día a día porque esto finalmente influye en nuestra calidad de mi vida.

En nuestro hogar teníamos muchas reglas sobre lo que se debe y no se debe hacer, pero decidimos cambiar y construir nuevas reglas en familia con la participación de todos. Nuestras palabras son poderosas así que decidimos que no serían reglas, sino que los llamaríamos “acuerdos”. Elegimos enfocarnos en cómo nos queríamos SENTIR en vez de pensar en lo que debíamos hacer o como debíamos actuar y tras hacer esa declaración ¡Nos cambió la vida!

Uno de nuestros acuerdos es: “En nuestro hogar somos una familia y no somos perfectos.”

Otro de ellos es: “Siempre decirnos 3 cosas positivas, antes de llamarnos la atención sobre algo negativo o criticarnos”

¡Nuestra meta es que esto se convierta en un hábito!

Sígueme esta semana para saber más sobre los “Acuerdos de Oro de la Familia”.

Primer capítulo ¡Gratis!
Suscríbete y recibe gratis el primer capítulo de mi libro: Las cosas que hubiese querido saber a los 20 años y que no te enseñan en la Universidad.
    SUSCRIBIRME