¿Te ha sucedido que trabajas, trabajas y trabajas, día tras día, pero todo sigue igual?

Pareciera que algunas personas les sonríe la vida, tienen suerte podrías pensar; al parecer les es más fácil todo, como si fueran atractores naturales de abundancia, pero ¿qué tienen esas personas que te puede hacer falta o que no tengas tú?
Bueno, existen algunas claves para que tú seas una de esta personas, yo quiero que las tengas y ¿sabes qué? después de leer este artículo, podrás empezar inmediatamente a llenar tu vida de cosas buenas, de cosas que seguramente te mereces, de abundancia ¿Te gusta la idea?
Aquí te dejo mis 5 claves (más una extra) para atraer abundancia a tu vida.

Atraemos lo que somos

Empecemos por el principio, las energías similares se atraen entre ellas, por eso debes procurar ser lo quieres en tu vida. Wayne Dyer lo repetía incansablemente: atraemos lo que somos.
Para mí esto es fundamental para la abundancia, la vida no puede ser generosa contigo si eres egoísta con los que te rodean, no puedes esperar que la gente se sienta bien cuando está contigo, si te fastidias con facilidad y no fluirán cosas buenas hacia ti, si no limpias tu casa, tu cuerpo y tu mente de malas energías.

Enfoca tu energía

¿Cuántas veces has dicho: que pereza ir a trabajar hoy, odio los lunes?
Piensa en las personas que darían lo que fuera por tener que ir a tu trabajo o que quisieran al menos tener un trabajo para llevar comida a sus hogares. Enfoca tu energía en lo bueno y se agradecido (otra clave para atraer abundancia)

Todo es cuestión de actitud, la vida está ahí para que le saques provecho, para que la disfrutes todos los días, para que aprendas, para que te levantes cada vez que te caigas.
De ahora en adelante ¡Basta de pesimismo! Enfócate en lo bueno, en lo que te trae felicidad y verás que tu vida se empieza a llenar de cosas buenas, a ser abundante.

Evita las personas tóxicas

Un repelente universal de la abundancia son las personas tóxicas y lo peor es que la toxicidad se pega. ¿O no te ha sucedido que después de estar con alguien tóxico, quedas en la misma vibra, como que no te gusta nada o todo te sabe mal?
Mejor rodéate de personas que estén vibrando alto, optimistas, alegres, profundas, pensantes, que te hagan reír; esas que te hacen reflexionar, que te hacen querer ser mejor cada día, que te hacen ser feliz. Las vibraciones altas atraen la abundancia.
Dime con quién andas y te diré quién eres.

Se agradecido

Hoy te lo digo y espero que se quede en ti: ¡eres un ser afortunado!

Todos tenemos algo que agradecer en la vida, haber tenido un maestro, unos padres dedicados, una idea, una pasión, un amor o simplemente estar vivos.

Mira a tu alrededor, indaga en tu mente, piensa en lo que tienes, lo que has vivido, lo que te saca una sonrisa y agradece. No pienses en lo que te hace o te hizo falta.

Es la gratitud lo que mantiene las cosas buenas contigo y entre más cosas buenas tengas, más abundante será tu vida.

Regresar algo, contribuir

Nadie es tan pobre que no tenga nada para dar. Regresar o contribuir no implica necesariamente dar dinero o algo material, puedes contribuir con tu tiempo, enseñándole algo a alguien o siendo voluntario, ambas son formas increíbles de regresar y contribuir.

Es muy importante que sea algo que sale de tu corazón. Contribuir sin esperar recibir nada a cambio es ser parte de algo más grande que tú, que te conecta con todos y con el todo, que te trae abundancia. ¡Allí reside tu divinidad!

Enciende tu pasión

Finalmente una forma extra de atraer abundancia, que seguro te va a gustar: te invito que al menos una vez a la semana (para iniciar), hagas algo que te guste, que te apasione. Ya sea meditar, hacer yoga, correr, bailar o cantar hasta morir, haz algo que te haga vibrar alto, en lo que te pierdas, te olvides del tiempo, del hoy y ahora, que te conecte con tu esencia, tu intuición y el mundo, que te haga feliz ¡que te atraiga abundancia!

Espero que te haya gustado este articulo y que empieces desde ahora a cambiar tu vida, para ser un atractor de abundancia. ¡Comparte!

Primer capítulo ¡Gratis!
Suscríbete y recibe gratis el primer capítulo de mi libro: Las cosas que hubiese querido saber a los 20 años y que no te enseñan en la Universidad.
    SUSCRIBIRME