Preparación:

Ensalada: Comienzas con una base de lechugas frescas. Le agregas una capa finita de quinoa hidratada. Colocas la remolacha (previamente hervida y cortada en cubitos) sobre la lechuga y la quinoa. Cortas el tomate y el aguacate en cascos finos y los colocas alrededor de la remolacha. Luego, esparces quinoa hidratada sobre toda la ensalada.

Condimento: Picas 1 cebolla y una cucharada de cilantro. Deben estar muy finamente picados. Le agregas 1 cucharada de mayonesa y limón. Sal y pimienta ¡a gusto!

Primer capítulo ¡Gratis!
Suscríbete y recibe gratis el primer capítulo de mi libro: Las cosas que hubiese querido saber a los 20 años y que no te enseñan en la Universidad.
    SUSCRIBIRME