Hoy en día existe muchísima información a nuestra disposición gracias a la internet, de hecho es tanta que a veces puede ser algo contradictoria lo que puede resultar abrumador y más si se trata del tema en tendencia “Ser saludable”. Todos queremos ser saludables y cada persona tiene sus propias creencias sobre lo que esto significa, pero en materia de salud y bienestar no hay verdades universales. Algunos consideran que la mejor definición de salud es la ausencia de enfermedad y otros se enfocan en el estado físico o emocional. Pero si vamos a la Organización Mundial de la Salud, esta la define como un estado total de bienestar físico, mental o social, es decir, es algo que va mucho más allá de la ausencia de enfermedad.

Mi definición de salud abarca todas las áreas de la vida: La ausencia de enfermedad, la aptitud física, la aptitud emocional, el equilibrio, la paz interior, la vitalidad, la energía y sobre todo, sentirme bien conmigo misma ¡Quererme, aceptarme, y ser feliz!

En cuanto a “Ser saludable” y como todo en la vida, es necesario hacer cambios para tener nuevos resultados. Cuando se trata de salud y bienestar necesitamos tener objetivos claros, un propósito fuerte, un motor que nos motive, un plan de acción estratégico, una metodología medible y finalmente la psicología adecuada que nos ayude y nos acompañe en el camino ¡Recuerden que todo en la vida es 80% psicología y 20% mecánica!

Te invito a que esta semana hagas el ejercicio de preguntarte dónde estás actualmente en el ámbito de salud y bienestar, y dónde te gustaría estar ¿Quieres bajar de peso? ¿Hacer más ejercicio? ¿Comer menos dulces? ¿Comer más verduras? ¿Dormir más? ¿Meditar más? ¿Jugar más? ¿Trabajar menos? ¿Estar más tranquilo? ¡Las posibilidades son muchas! .Algo muy importante a tener en cuenta para lograr tu objetivo es que hagas una lista y dejes tus metas por escrito. Cuando te propongas donde quieres estar no olvides ser MUY específico con respecto a tus metas, Imagínate  a ti mismo con claridad, piensa con detalle cómo te verás y como te sentirás cuando logres esos objetivos, piensa en quién te convertirás, siente esas emociones en tu cuerpo y en tu alma, esto te animará para hacer el cambio. Recuerda que tener claridad sobre donde estoy y donde quiero estar, es el primer paso para un plan de acción inteligente y efectivo ¡Esta semana brindo por tu salud!

 

Primer capítulo ¡Gratis!
Suscríbete y recibe gratis el primer capítulo de mi libro: Las cosas que hubiese querido saber a los 20 años y que no te enseñan en la Universidad.
    SUSCRIBIRME