La mayoría de los emprendedores empiezan sus emprendimientos con algo tecnológico, futurista o extraordinario. Ejemplos: Facebook, Instagram, Amazon, Google, WhatsApp, etc.

Como puedes escuchar en mi podcast, el 99.9 por ciento de los startups o nuevos emprendimientos no son tecnológicos ni absolutamente sofisticados. Por el contrario, son el producto de la visión de una persona que identificó una oportunidad sobre una necesidad o una dolencia que debía ser suplida o solucionada. Esto se refiere, generalmente, a necesidades u oportunidades que nacen de la cotidianidad, del día a día y que pueden suplirse de una manera sencilla y novedosa. Generalmente la solución sirve a un propósito mayor que el de “ganar dinero” (ver más sobre esto abajo), y nace de una experiencia personal o que le ha tocado vivir de cerca al emprendedor.

Master Class ¡GRATIS!
Suscríbete y recibe gratis esta espectacular master class: 5 mitos sobre el emprendimiento y cómo vencerlos.
    SUSCRIBIRME