María, ¿qué haces cuando las cosas no salen como tú quieres?

¡Las cosas casi nunca salen exactamente como yo quiero en el momento que quiero! Esto pasa tanto en lo cotidiano (las cosas de todos los días), como en cosas que me sacuden y me duelen.

En lo cotidiano pasa con frecuencia que intento hacer algo y no lo logro. Por ejemplo, hago una presentación en una empresa para dar un taller, siento que me va excelente en la presentación y que con seguridad me van a contratar, y luego me dicen que no me contratarán porque no es lo que buscaban, no les gustó, no les gusté yo, les pareció muy costosa, etc. Esto es decepcionante para mí – las cosas definitivamente no salieron como yo quería.

Pasa lo mismo cuando recibo malas noticias. Un amigo tuvo un accidente grave, la hermana de una amiga tiene un cáncer terminal, mi mamá esta delicada de salud y está recibiendo un tratamiento especial y el tratamiento no está funcionando como los médicos esperaban. Las cosas están muy lejos de ser como yo quisiera.

Ante estas situaciones lo primero que hago es PARAR y RESPIRAR, luego acordarme y poner en práctica lo que sé en mi corazón: EN LA VIDA HAY MIL COSAS QUE NO PUEDO CONTROLAR, PERO SIEMPRE PUEDO CONTROLAR MI ACTITUD.

¿Qué significa CONTROLAR MI ACTITUD?

Permanentemente estamos siendo bombardeados por información externa y por las cosas que nos pasan. ¿Por qué sufrimos? Porque la mayoría de nosotros no tiene conciencia sobre cómo recibimos y evaluamos esa información, ni de que nuestro cerebro está tomando 3 decisiones constantemente:

  1. Hacia donde dirijo mi energía, o sea EN QUÉ ME ENFOCO
  1. Qué significado le doy (¡de aquí surgen las emociones!) y recordemos que LA VIDA NO ES MÁS QUE EL CONJUNTO DE EMOCIONES QUE VIVIMOS MOMENTO A MOMENTO
  1. Qué elijo hacer (o no) al respecto, y recordemos que esto DEFINE MI DESTINO

Por ejemplo, presento a una empresa un taller al que le he puesto toda mi pasión y en el que he trabajado muchísimo. No me contratan y me dicen que no es lo que estaban buscando.

  1. EN QUE ME ENFOCO: Acepto que mi taller realmente no era lo que estaban buscando y pienso en maneras de mejorarlo, o comienzo a pensar que, a pesar de mi esfuerzo y pasión, mi taller no es bueno y que no sirve y que yo no sirvo para diseñar talleres.
  1. QUE SIGNIFICADO LE DOY:
  • Opción 1: Mi taller no es lo que buscaban. A esta empresa no le sirvió, pero a muchas otras sí les servirá porque es un taller valioso. Me quedo tranquila porque sé que di lo mejor de mí, que mi trabajo es bueno y que ya vendrán otras oportunidades.
  • Opción 2: Empiezo a escuchar a las voces interiores en mi cabeza que me dicen que mi trabajo no es bueno, que yo no soy lo suficientemente buena, que nunca conseguiré que las empresas me contraten para dar un taller, que no soy capaz y que todo fue una pérdida de tiempo. Me siento mal, triste, aburrida, enojada, frustrada, incompetente, etc., etc. etc.
  1. QUÉ HAGO:
  • Opción 1: Reconozco que aunque mi taller es bueno, si no me contrataron es porque no me correspondía o no me convenía dar ese taller en esa empresa en ese momento.
  • Opción 2: Tiro la toalla, me digo a mi misma que definitivamente nunca seré una buena tallerista, me deprimo, me enojo conmigo misma (y con mi entorno), no vuelvo a hacer un taller ni a presentarme en otra empresa como tallerista. Y eso sella mi destino como tallerista.

¿TÚ, cuál piensas qué es la mejor manera de afrontar las cosas cuando no salen como tú quieres?

Para finalizar,  cuando las cosas no salen como yo quiero siempre paro y respiro. Luego recuerdo que lo único que puedo controlar en mi vida es mi actitud y me acuerdo de tres simples pasos: EN QUÉ ME ENFOCO, QUÉ SIGNIFICADO LE DOY A LO QUE ESTÁ PASANDO, Y QUÉ HAGO; recuerdo que las EMOCIONES que vivo día a día determinan LA CALIDAD DE MI VIDA, y que lo que hago o no hago se convierte EN MI DESTINO.

Recuerda que cuando dominas el significado de lo que sucede en tu vida, empiezas a dominar tus emociones (en vez de que ellas te dominen a ti) y así si te conviertes en el arquitecto de tu vida; y en ese momento ¡PUEDES CAMBIAR LA CALIDAD DE TU VIDA EN UN INSTANTE!

Primer capítulo ¡Gratis!
Suscríbete y recibe gratis el primer capítulo de mi libro: Las cosas que hubiese querido saber a los 20 años y que no te enseñan en la Universidad.
    SUSCRIBIRME